Hojaldre de fresas y nata

Llegaron las fresas, esa fruta roja de temporada que tanto nos gusta. En esta ocasión vamos a hacer un hojaldre de fresas y nata,  un dulce de cuento.

hojaldre de natas y fresa

Ingredientes para el hojaldre de fresas y nata

• Placas de hojaldre (2 unidades)
• Nata líquida para montar de más de 35% de materia grasa (500 ml.)
• Azúcar glass (120 gr. (90 gr. para la nata y 30 gr. para el hojaldre))
• Fresas (500 gr.)
• Mermelada de fresa
• Queso en crema tipo “Philadelphia” (1 cucharada de café)

Preparación del hojaldre de fresas y nata.

Para cualquier receta de hojaldre, incluso en las instrucciones del paquete podéis ver que el hojaldre se debe trabajar con el rodillo con azúcar espolvoreado. De hecho yo misma he utilizado esta técnica para otras recetas con hojaldre fresco pero en esta ocasión probé en una placa fina de hojaldre congelado y no me gustó como quedaba. Así que no toqué el hojaldre con el rodillo, sino que lo pinché con un tenedor a lo largo de toda la superficie y lo pinté con huevo batido con azúcar glass, para así darle el toque dulce que necesita.
Luego se hornea en el horno precalentado a media altura a 180ºC durante 15 minutos, se le da la vuelta al hojaldre, se vuelve a pintar con el huevo batido dulce y se hornea otros 15 minutos. Cuando esté dorado se saca del horno y se deja enfriar a temperatura ambiente.

Mientras tanto lavamos las fresas, dejándolas escurrir y secar. Quitamos las hojas de las fresas y las cortarmos en láminas finas, unas 4 ó 5 láminas por fresa, y separamos las láminas de los extremos y las láminas centrales que son lisas por ambos lados.

A continuación montaremos la nata con las varillas en un recipiente amplio y con la nata muy fría (se puede incluso meter la nata al congelador 20 minutos antes de montarla). Cuando llevemos unos dos minutos batiendo la nata entonces incorporamos el azúcar glass (90 gr.) y una cucharada de café de queso crema que le dará firmeza y fuerza a la nata, y seguiremos batiendo con las varillas hasta que la nata esté montada, es decir cuando la notemos más voluminosa y que al dar la vuelta el bol la nata no caiga. Cuidado con batir más tiempo del debido porque la nata se corta y entonces tendremos mantequilla.

Hojadre de fresas y nata

Ahora sólo nos queda montar la tarta unos minutos antes de comerla, ya que si el hojaldre se moja con el agua que puedan soltar las fresas y la nata, se reblandecerá y no estará tan crujiente. Primero montaremos el hojaldre dela capa superior, que quedará a la vista con las fresas por encima. Para ello extenderemos con un cuchillo o espátula una capa fina de nata montada en la parte superior del hojaldre, dejando un dedo de distancia con el borde sin nata. Encima de esta nata, por todo el borde, pondremos las láminas de fresas que tienen un lado curvo, con la punta de la fresa hacia afuera, y encima de estas fresas colocaremos el resto de láminas que son lisas por ambos lados, apoyadas sobre las fresas curvas con la punta de la fresa apuntando hacia arriba hasta completar toda la superficie del hojaldre.

Hojadre de fresas y nata

Además, para dar más más sabor, color y brillo, pondremos en un bol una cucharada de mermelada de fresa, la batimos muy bien, y untaremos con ella a pincel por encima de las fresas que hemos colocado.

Seguidamente, para preparar la parte de debajo de la tarta, tan sólo tendremos que rellenar el hojaldre con la nata montada con ayuda de una manga pastelera de boquilla rizada ancha. Lo haremos rellenando el borde del modo más estético posible y después rellenamos el resto del hojaldre hasta cubrirlo bien de nata.

No le tengáis miedo a la manga pastelera, al principio parece complicado pero tras usarla varias veces resulta tan fácil de usar como un lapicero. Para facilitar el llenado de la manga pastelera, ponla en un vaso de batidora alto o similar con el borde de la manga abrazando el vaso, de modo que la manga está abierta para poner rellenarla sin problemas. Para cerrar la manga puedes darla unas vueltas y sujetarla con una pinza.

Finalmente sólo nos falta poner el hojaldre con las fresas encima de la lámina de hojaldre con la nata… ¡y listo para degustar!. Recordad que es una tarta muy delicada para cortar ya que si hacemos presión de arriba abajo la nata se saldrá por los bordes, por eso es mejor intentar cortarla con el cuchillo en vertical desde atrás hacia adelante para que quede mejor presentada una porción.

Así que ya no tenéis excusa para perderos este hojaldre de fresas y nata crujiente, con nata suave y sabor a fresa.

Hojadre de fresas y nata

Si tienes Thermomix puedes montar la nata siguiendo estos pasos:

Primero meteremos a enfriar el vaso de la Thermomix en la nevera y la nata en el congelador, durante al menos 20 minutos, ya que esto nos ayudará a que la nata monte.
Después colocaremos el vaso con la mariposa y ponemos en él la nata (bien agitada previemente de forma que no tenga partes líquidas y sólidas por separado), y programamos 1 minuto a velocidad 4.
Luego añadiremos la cucharada de queso crema y el azúcar glass, y batiremos a velocidad 4. No pondremos tiempo, sino que debemos estar pendientes de que la nata esté montada y lo sabremos cuando ésta se peque a las paredes del vaso, el centro quedará vacío y al darle la vuelta al vaso la nata no se caiga.

Hojadre de fresas y nata

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *