Pan casero

Realizar nuestro propio pan casero es un pequeño capricho que todos deberíamos regalarnos de vez en cuando.  Con esta receta tradicional, pero que incorpora técnicas modernas, es realmente fácil de hacer en casa.

Pan casero

El pan es un alimento universal que, realizado a partir de diferentes cereales, está presente en todas las culturas del mundo desde que el ser humano empezó a prepararlo hace más de 10.000 años, siendo los egipcios a quienes se atribuye la invención del pan con levadura, más parecido a como lo conocemos hoy en día. Y es precisamente a partir del pan de donde nace la repostería, cuando se comenzaron a trabajar las masas con azúcar o con mantequilla.
Afortunadamente hoy, gracias a los electrodomésticos que tenemos en nuestras cocinas, podemos disfrutar de nuestro propio pan casero. ¡Probad a hacerlo, porque repetiréis!

Ingredientes para el pan casero.

• Harina de fuerza (310 gr.)
• Agua (175 ml.)
• Aceite de oliva virgen (20 gr.)
• Levadura fresca (15 gr.)
• Sal (1 cucharadita de café)

Preparación del pan casero.

Empezaremos disolviendo la levadura con los dedos en un vasito de agua ligeramente caliente, y una vez disuelta la levadura incorporaremos el aceite y le damos vueltas con una cucharita.

Después, en un cuenco amplio pondremos la harina tamizada y la sal, y lo mezclamos con una cuchara, extendiendo en el cuenco la harina en forma de volcán y volcando en el “cráter” el vasito de agua con la levadura disuelta. A continuación comenzaremos a mezclar con las manos o con una espátula mezcladora, echando la harina desde los bordes hacia el centro del volcán.

Cuando la masa tenga un aspecto homogéneo la pasamos a la encimera (previamente enharinada) y amasaremos agregando harina hasta que la masa no se nos pegue a los dedos.

Pan casero

Con esta receta no es necesario un periodo de reposo o “levado” , así que una vez terminado el amasado es el momento de dar al pan la forma que deseemos, redonda o alargada (yo he realizado dos barras de pan, ten en cuenta que el pan crecerá a lo alto y ancho pero no a lo largo), para después “pintarlo” con aceite de oliva con ayuda de un pincel y realizar incisiones no muy profundas con un cuchillo (en oblicuo en las barras de pan o en forma cuadrada en el pan redondo), y finalizar espolvoreando con un poco de harina.

pan casero

A continuación meteremos el pan en una bolsa de asar especial para horno, que cerraremos dejando sitio amplio para que el pan suba, y pincharemos la bolsa para evitar que explote en el horno.

pan casero

Introduciremos la bolsa en el horno frío a media altura y programaremos calor arriba y abajo a 200ºC (nunca a más temperatura de la soportada por las bolsas de asar) y tendremos el pan en el horno unos 30 ó 35 minutos en total. Recuerdad que no debéis no usar la función ventilador del horno porque esa corriente de aire impedirá que la masa del pan suba.

A modo de ejemplo os diré que mi horno tarda en coger la temperatura de 200ºC unos 15 minutos y en ese tiempo el pan se hincha y crece. Pasados 30 minutos después de meter el pan al horno éste estaba demasiado blanco así que lo dejé 5 minutos más hasta que cogió un color más dorado.

Cuando el pan esté cocido a vuestro gusto lo sacaremos del horno y lo dejamos dejar enfriar en una rejilla sin la bolsa (Tened mucho cuidado de no quemaros con el vapor que desprende la bolsa de asar al abrirla)

Preparación del pan casero en Thermomix.

Como podéis ver hacer pan casero es fácil, pero si además tienes la Thermomix para mezclar y amasar, entonces el tiempo de preparación se reduce considerablemente:
Pondremos en el vaso de la Thermomix el agua, la levadura fresca y el aceite, y programaremos 2 minutos a 37ºC y velocidad 2.
A continuación incorporaremos la harina y después la sal, y mezclaremos 10 segundos a velocidad 6. Sin abrir la Thermomix colocaremos el programador de la velocidad en posición de “vaso cerrado” y programaremos 2 minutos para amasar con la función “espiga” o hasta que la masa se despegue de las paredes.
Por último sacamos la masa y la pasaremos a la encimera enharinada, para comenzar el amasado y seguir el resto de pasos de la receta que ya hemos explicado.

Pan casero

Para terminar os damos algunas recomendaciones útiles para el pan casero

Como podréis comprobar la corteza que se obtiene con esta receta no es muy crujiente, así que para conseguir este efecto podemos hornear unos minutos más el pan sin bolsa, ya que ésta proporciona una atmósfera húmeda a la masa que impide que la corteza sea crujiente.

Lógicamente el pan está más bueno recién hecho pero si lo conservamos correctamente una vez tenga la temperatura ambiente podremos disfrutarlo varios días. Lo mejor es conservar la pieza sin cortar en un lugar seco y fresco. Antiguamente se usaban las paneras, y hoy día podemos guardarlo en una bolsa de tela para pan o en una bolsa de papel bien cerrada.

¡Y recordad que si se acaba endureciendo el pan, no lo tiréis porque siempre se puede aprovechar para tostar, rallar o hacer un rico puding entre otras recetas!

Pan casero

2 comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Tostada de queso con kiwi | Recetas de Postres Entre Amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *